Película Liberación

En busca de una vida mejor a la tierna edad de 10 años, Magdalena y su madre llegaron a los Estados Unidos en 1980. “Mi mamá me dijo que arriesgó todo cuando nos venimos a los Estados Unidos para que yo pudiera tener mejores oportunidades.” Su madre siempre decía “Será nuestro pequeño pedacito de cielo en la tierra.” Ninguna de las dos supo o se imaginó los estragos que les esperaban una vez que llegaran a la tierra prometida.

Después de una lucha muy pesada contra la pobreza, las cosas empezaron a cambiar para bien, hasta que en 1997, cuando se casó con “El hombre de sus sueños” la verdadera pesadilla comenzó. Durante casi 10 años, Magdalena soportó silenciosamente un continuo acoso mental, psicológico, emocional y sexual por parte de su marido. A pesar de todo su dolor, vergüenza y sufrimiento, ella aguantó este abuso, no estando consciente de que ella era víctima de la violencia doméstica en forma continua. Ella pensaba como muchas otras víctimas que los actos y la conducta de su marido eran normales y que de alguna manera ella lo merecía.